martes, 5 de enero de 2016

Epístola vanguardista








Mi estimado amigo Fernando Torrijos, Ferdinandus por mal nombre, tal vez único lector de este blog, lleva razón, como suele, respecto a  unos comentarios míos sobre la tendencia a plegar velas del periódico La Vanguardia de Barcelona. De todo puede encontrarse entre sus páginas, pero evidente resulta la rectificación de su  línea editorial, menos aventurera que hace un par de años. Mis reflexiones y mi respuesta necesitan más espacio del que ofrece un comentario en Facebook. Hagamos una epístola. Si la llamo vanguardista me refiero al periódico que motiva estas líneas, no a inexistentes innovaciones o adelantos filosóficos ni literarios que no cabe esperar de mi humilde persona.


Queridos hermanos:


    Reconozco que todo lo que leo sobre Cataluña, no me deja indiferente, aunque ganas dan de desenchufarse del tema y Dios dirá. Pero no puedo evitarlo. Jugando con las palabras puedo afirmar que, en principio, no me interesa el principado más que Andalucía, Extremadura, Asturias o Melilla, pues no es Cataluña ni más ni mejor que cualquier otra parte de España, esa nación maravillosa que muchos llaman “este país”. Y yo me considero más español que estepaiseño. Pero yo he vivido de niño allí. En Tarragona, en la calle Prat de la Riba, cerca de la plaza de toros, cuando aún no se la rotulaba como avinguda, mientras mi padre, impresor, era maestro de taller en la Universidad Laboral de aquella pequeña ciudad. La Rabassada, el campo de Marte, Sitges, Salou, las cuestas del Garraf… forman parte de mi infancia y  no puedo considerarlas extranjeras. No lo son.
 Más tarde, curso escolar 1978/79, que empezamos dictatoriales y terminamos constitucionales, mi primer destino definitivo como maestro, tras catorce meses y un día de vigilar una garita en La Coruña, me llevó forzoso a Viloví del Penedés, que aún no era Vilobí, pues Cataluña y otras regiones necesitaban entonces maestros, profesión mal pagada y poco estimada, escasamente atractiva en un lugar con tantas facultades universitarias como Barcelona. En lo que luego sería mi región, Castilla La Mancha, entonces no había ninguna universidad en las cinco provincias que ahora la forman. El alcalde, cuyo nombre recuerdo, aunque no lo cite, no ahorró decirme que preferían maestros catalanes y hasta puso ciertas pegas en firmarme el nombramiento como maestro. Tras largas colas varios días en la infinita calle Aragón de Barcelona, reclamé lo que, a la fuerza y contra mi voluntad, era mío y tomé posesión de esa escuela. Allí trabajé junto a un leonés, una murciana y un director de Tortosa durante un curso, pues era una escuela graduada con cuatro unidades, y lo llevé lo mejor que pude comiendo conejos a la brasa y bebiendo cava a quinientos kilómetros de mi familia, mi música y mis amigos. 
    Tuve suerte, pues a otros compañeros de profesión los enviaron a Basauri o a algún villorrio del país vasco, en una época en que a estos funcionarios allí desplazados les daban licencia de armas. O a Hierro o la Gomera, lugares tan maravillosos como apartados. Aunque a disgusto, había que entender que, como funcionario, pudieras ser destinado a donde tu país te necesitara. Hoy seríamos menos contentadizos. Y más visto lo visto.

    Yo vivía en Vilafranca, pues en Viloví, pueblecito muy cercano, no había en donde hacerlo. El autobús salía sobre las 7:30 de la madrugada y era mucha distancia para ir andando  a diario. Llegaba a las ocho menos veinte y cuando abría la escuela a las 9 ya me había tomado seis cafés y, la verdad, siempre estaba de los nervios en esos meses entre el alcalde y la cafeína. Ahora pienso que debí comprarme una bicicleta. Al final busqué un coche, y un alma caritativa me prestó un Renault 4L con tres marchas con el que no podías quitar la vista de la carretera ni las manos del volante pues tenía una querencia casi imbatible a irse al ribazo. Salvo algunos de fines de semana, todos los viernes me volvía a Albacete o a Alicante a ver a mi novia. 


     Recuerdo comparar las carreteras bien asfaltadas que unían los pequeños pueblecitos de nombres musicales y rimbombantes cuando autobuses pagados por la administración nos llevaban con nuestros alumnos a competiciones deportivas. O el día de San Jordi, cuando la Caixa de Estalvis de Cataluña nos regalaba, no recuerdo si rosa, pero al menos un hermoso libro sobre el románico catalán, o un juego de pluma y bolígrafo con motivo del día del maestro. Tal vez que la diferencia abismal entre esos pueblos, tales carreteras o tamaña prosperidad y las de muchos otros lugares de España en parte se haya suavizado, es algo que debamos hacernos perdonar.


    En cuanto pude abandoné definitivamente a Tarradellas,  a la sazón presidente de la recién recuperada Generalitat, que con el tiempo ha resultado ser el único presidente en verdad honorable de esa comunidad autónoma,  y me vine para mi tierra. En Alpera me recibieron infinitamente mejor y allí viví muchos años, hice muchos amigos y de ese pueblo maravilloso sigo guardando afectos y buenos recuerdos. En realidad, de Viloví tampoco los tengo malos, salvo cosas que el tiempo ha dejado en simples anécdotas. Viniendo de una garita, el cambio fue sustancialmente a mejor.


    No me sentí maltratado por Cataluña, si acaso por algunos de sus  dirigentes y otros inmigrantes conversos que ya apuntaban maneras. Nunca tuve problemas con la lengua salvo con algún cristiano nuevo, tal vez de mi tierra, que la utilizaba como un converso hace con la tajada de tocino, para mostrar ante los nativos la firmeza de su fe. Incluso en una especie de casino de Vilafranca, puedo recordar a un provocador suicida que vestía equipamiento oficial y bandera del Real Madrid cuando por las tardes retransmitían un partido de fútbol, como la final de Basilea, cuando el Barça venció por 4-3 al Dusseldorf. El madridista era consentido, aunque diana de toda clase de bromas, benévolos escarnios y comentarios jocosos, pero tolerado, no insultado. Hoy dudo que saliera vivo de allí.

Siempre he defendido a Cataluña, a su lengua, sus costumbres, sus canciones, su cultura y sus gentes, que siempre he diferenciado de sus lamentables gobernantes que, como buenos españoles, poco difieren de los del resto de España. Igual de mediocres, ladrones, soberbios, ineficaces y sectarios. El nacionalismo añade algo más de irracionalidad y engreimiento, si cabe.


    Como músico, siempre me ha llamado la atención, de forma irritante e incomprensible para mi, tengo que decir, que la gente soportara en bailes, emisoras, discotecas y demás lugares, una música en un inglés que le resultaba incomprensible, que nadie pareciera percatarse que la ópera estaba en italiano, en alemán o en swahili, pero mucha gente levantara inquieta la oreja al escuchar una hermosa canción de Lluis Llach, compuesta antes de perder el oremus ora de soñar y cantar viajes a Ítaca ora de que la barretina  de lana gris le apriete las meninges. España  nunca ha valorado la riqueza lingüística que tiene, ni defendido como propias todas las lenguas del Estado, error que los nacionalistas han resuelto demostrando, como buenos españoles, ser igual de irracionales y totalitarios, despreciando e intentando arrinconar una de las dos lenguas que tienen la inmensa suerte de poseer.


    De mi inicial simpatía y comprensión, los acontecimientos y ciertas opiniones y lemas, me han ido empujando al desconcierto, a la tibieza más tarde para terminar en una hostilidad defensiva. No puedo tolerar que se me llame ladrón, pues tienen en casa quien les robe a manos llenas, ni que se dé a entender que vivimos a su costa, que la palabra español sea allí un insulto en boca de algunos, —quiero pensar que son los menos—, que personajillos como Cucurrull, estiracen de la historia, otra de mis querencias, hasta un ridículo que, como signo de la altura intelectual de los impulsores del “proceso”, es la prueba definitiva de que no están en buenas manos. 


    La deslealtad de achacar las consecuencias de la actual crisis a la rémora que para Mas y sus secuaces supone la pertenencia a España, reuniendo el legítimo amor a la propio con el más mezquino y egoísta de los intereses económicos, recurriendo a maltratar las estadísticas como con la historia suelen hacer, es algo que será difícil de olvidar en momentos más prósperos. Tal vez en lo único en que lleven razón sea en que nunca nada volverá a ser lo que fue. Y malditos sean quienes han conseguido enfrentar a una parte de la sociedad contra otra en gran parte para evitar que sus latrocinios, evasiones y mordidas sean investigadas por la justicia española. Es imprescindible crear otra. El juez Vidal se ocupará del borrón y cuenta nueva mientras nosotros nos encargamos de entretener al personal con banderitas y manifestaciones, en hacer de cada día una fecha histórica, de cada voto el voto de tu vida, de cada acercamiento de la justicia a nuestras trápalas una afrenta a Cataluña, de cada problema derivado de nuestra gestión no mala, sino inexistente, otra nueva agresión de España. La histeria y la paranoia que antes solían conducir al psiquiátrico actualmente te pueden llevar al gobierno, pues hoy en día son dolencias indispensables para ser alguien en la Cataluña oficial.

2 comentarios:

  1. Suscribo al 100% sus razones y percepciones. Tengamos paciencia, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Creo que somos una mayoría quienes pensamos así.

      Eliminar